AsuRiesgo - inicio Noticias | Acerca de | Salud cardiovascular | Contacto | Impressum | Datenschutz

ClinicalTrials.gov Identifier: NCT00486993



Metas para la salud cardiovascular

Metas | Dieta saludable | Moverse contra el sedentarismo | Abajo con el estrés | Dejar de fumar


Dejar de fumar


Dejar de fumar es una proposición saludable que trae muchos beneficios en todos los aspectos de la vida. El riesgo de sufrir de un infarto miocárdico se reduce a casi la mitad al dejar el cigarrillo, además se reduce el riesgo de tromboembolismos y de distintos tipos de cánceres, para citar algunos de los efectos positivos.

Se estima que los efectos negativos se revierten luego del año de haber dejado de fumar en forma estricta.

El humo de segunda mano (tabaquismo pasivo) aumenta el riesgo de sufrir enfermedad coronaria en 25 a 30 %. El riesgo se encuentra aumentado aún en los casos de exposición leve.

El fumador empedernido exige sus derecho personales en forma constante. Pero la libertad de fumar implica también la responsabilidad de no poner en peligro la salud y la vida de otros.




(cc) Gregorj Cocco


Dejar de fumar es un acto difícil para el adicto. Hay en cambio personas, generalmente jóvenes a quienes quizás les costará menos, quienes fuman sólo por una cuestión social ("mis amigos lo hacen y yo no quiero ser aguafiestas", "fumar hace atractivo").

Existen algunas cosas que se pueden hacer antes de dejar de fumar para ayudar a incrementar las probabilidades de éxito:

Hacer una lista de lo que no le gusta a uno del fumar y porqué se decidió dejarlo. Cada vez que sienta que necesite un cigarrillo, puede leer esta lista para recordarse el porqué lo está dejando. Puede colgarla en su cuarto en un sitio visible, para tener una motivación constante.


Si ha tratado de dejarlo antes, piense porqué no funcionó. Qué puede hacer esta vez para que le ayude a tener éxito?

Decir a su familia y amigos que usted está dejando de fumar. Pídales que no le molesten o se burlen por ello, porque usted lo hace en serio. Pídales que le den apoyo, no fumando cerca de usted y no ofreciéndole cigarrillos.

Tire todos sus cigarrillos, encendedores y ceniceros. Si va a ser un no fumador, no necesitará estas cosas de nuevo.

Hable con un médico especialista acerca de métodos para reemplazar la nicotina. Los chicles de nicotina, los parches, el spray y algunos medicamentos nuevos realmente pueden ayudar a que la gente deje de fumar. Sin embargo, para que estos productos funcionen, es importante utilizarlos en la forma correcta. Únase a algún grupo de apoyo en su comunidad.




(cc) Charles Roffey


Encuentre a alguien a quien llamar para esos momentos en que se sienta que esté teniendo un momento de debilidad y que podría fumarse un cigarrillo. Esta persona debe saber que está tratando de dejar de fumar y puede recordarle todas las razones por las que decidió dejar el cigarrillo.

No olvide: su adicción la imitarán sus hijos!

Para no volver a fumar: la parte más difícil de dejar de fumar es romper con los hábitos que lo acompañan. Por ejemplo, si está acostumbrado a fumar con sus amigos cuando salen juntos, será difícil salir con ellos y no fumar.

La mejor manera de mantenerse sin fumar es no ponerse en situaciones donde haya gente fumando y mantenerse alejado de lugares donde acostumbraba fumar. Evite los lugares y situaciones donde normalmente fumaba.

Pase algunos días o semanas lejos de sus amigos que fuman. Acuda con sus amigos a sitios donde no se pueda fumar.

Si bebe alcohol, no beba nada durante las primeras semanas en que esté dejando de fumar. El beber disminuirá su fuerza de voluntad y aumentará sus probabilidades de fumar un cigarrillo.

Si su familia fuma, pídale no fumar en su cuarto o en su cercanía.

Ejercítese, practique deportes. Hará que su mente se distraiga del cigarrillo, le hará sentir mejor, y le mantendrá saludable.

Temas relacionados
Tabaquismo pasivo
Un vicio que enferma




[subir]